Saber DAR

Me ha llamado la atención como algunas personas piensan que no tienen nada que dar, que inventar o qué crear. Creo que todos tenemos una medida de nuestro ser para “Compartir” sino, el ser humano no tendría la necesidad básica de socializar. Si bien los talentos y cualidades de cada uno son diferentes, todos tenemos al menos un área creativa para explotar y desarrollar, el punto es creer que lo tenemos y trabajar en ello.  Se han puesto a pensar cuál es el área creativa en la que se desenvuelven? Los deportes, la cocina, la música, el diseño en sus diferentes ramas, ingeniería, la medicina o porqué no, un trabajo de oficina “normal”? En cada rama hay campo para crear el asunto es si nos atrevemos a hacerlo. El tema no solo va enfocado a emprender, sino a tener el valor de iniciar a ser diferentes. A destacarnos en nuestras distintas áreas de expresión. Para muchos es algo natural, para otros suena más fácil de lo que es … hay que dar el paso y atrevernos a compartir nuestras ideas: la mejora de un proceso, la letra de una nueva canción, los pasos de baile para una coreografía o hasta un detalle adicional que va a hacer el diseño anterior algo más relevante. Al decir que todos tenemos algo que dar, no necesariamente hablo de dinero, pero si de opciones para crecimiento tanto propio como de quienes nos rodean.

Las decisiones que tomamos hoy afectan nuestra vida mañana.

Y también afectan la vida de nuestros seres queridos y a quienes son cercanos en el día a día. Saber DAR es un regalo, en todo sentido, es el mejor regalo que podamos darnos a nosotros mismos y evidentemente a los demás. DAR es:

  1. Querer ser mejores
  2. Buscar lo mejor para el lugar donde nos desarrollamos (sea empresa propia o no)
  3. Creer en nosotros mismos
  4. Amar al prójimo

Dar es CREAR!

Lo que necesitamos: Una visión futurista

Hola de nuevo! Quisiera iniciar esta semana hablándoles sobre lo que todos ocupamos para poder llevar a cabo un plan, sueño, inversión, etc … y es una VISION.

Claramente ocupamos saber no solo qué queremos, sino qué vamos a hacer en general. Me explico: una visión no solo consiste en saber cual es nuestro “objeto del deseo” por llamarlo de alguna forma; sino en saber cual es nuestro destino e imaginar hacia donde queremos ir. Es importante preguntarnos dónde nos vemos en 5 años? Y en 10 años? Quiero estar haciendo lo mismo? Quiero vivir en el mismo lugar? Alcancé mi propósito en la vida? Si la respuesta a las últimas tres preguntas es “no” entonces necesitamos hacer un alto en el camino y plantearnos cuál es nuestra visión de vida.

El propósito de cada uno se va construyendo día a día, pero el plan de vida (visión) es algo que ocupamos tener claro para empezar a provocarlo. Les dejo algunos tips para pensar en esa visión del futuro que necesitamos en el presente:

  1. Reflexiona. Ocupamos dedicar tiempo a pensar bien hacia donde queremos ir y de paso analizar los valores que practicamos ya que serán fundamentales en este proceso.
  2. Establece objetivos. Los cuales deben ser medibles, por ejemplo: “Quiero ser millonario”, lo ideal sería que el objetivo sea “Incrementar mis finanzas para tener estabilidad y libertad económica”
  3. Escribe la visión. Esto le dará ese toque de “formalidad” a lo que estás documentando, de esta manera podemos verla periódicamente y hacer una revisión de como vamos en el camino.
  4. Define una misión: Aquí va la afirmación de COMO vamos a lograr la visión. Esta se debe llevar en conjunto con el plan de trabajo.

La visión puede ser tan general o tan específica y dividida como te parezca mejor. Si decidís dividirla por área también es válido, esto te puede ayudar a priorizar por donde iniciar, sin embargo hay que ser disciplinado para poder dar un seguimiento al plan que nos tracemos para cumplir la visión. Así que … MANOS A LA OBRA!

Una visión futurista nos va a llevar tan lejos como queramos llegar. Nunca es tarde para soñar y planificar.