Emprender o soñar

Estos días he estado pensando sobre el inicio de este blog y una de las cosas en las que meditaba es justamente el título  que utilicé “emprender o soñar” ya que tenía la idea del blog hace meses pero hasta ahora la puse en marcha. Lo cual me llevó a analizar una vez más que no importa cuanto soñemos, si no accionamos no los vamos a alcanzar!

Antes de contarles acerca de para qué es el blog y los temas sobre los que estaré escribiendo quiero detenerme a escribir unas cuantas ideas sobre el emprendedurismo:

1. Nunca es demasiado tarde para iniciar. Aveces nos limitamos a nosotros mismos con ideas predeterminadas o con excusas. No dejés que nadie te diga que no vas a poder alcanzar lo que te proponés, menos por límites intangibles como lo es la edad o incluso los estereotipos sociales.  La verdad es que el cielo es el límite.

2. Tenemos que hacer que las cosas sucedan. Emprender no es algo que se da de la noche a la mañana (luego compartiré más sobre este tema) sino que requiere esfuerzo y planificación. Un plan debe tener inicio y fin, objetivo y metas claras. Sacá un tiempo para planificar y luego empezá a construir tu futuro!

3. Soñar no cuesta nada! Emprender y soñar van de la mano, no son excluyentes. Necesitás estar lo suficientemente despierto para empezar a soñar y validar qué querés emprender. Soñar no cuesta nada! Solo debés tener lápiz y papel (o tu compu) para hacer una lista de metas a alcanzar.

Es cierto, hablé de metas, sueños, emprender, planificación … y todos estos temas merecen mil notas aparte, pero se resume en esto … qué estás haciendo emprendiendo o solo soñando?

Espero que les haya ayudado. El siguiente post de fijo les contaré que tipo de artículos estaré publicando y también sobre mi marca de diseño de accesorios.

Mónica